A iniciativa de diputadas del PRI, PAN, MC y PT, el Congreso reformó la Ley de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia del Estado, para prevenir la violencia digital y la violencia mediática contra las mujeres.

La diputada del Partido del Trabajo, Anylú Bendición Hernández Sepúlveda, subrayó el sacar adelante la reforma de manera conjunta.

“Trabajar en equipo es lo mejor, más cuando se trata de prevenir cualquier tipo de violencia contra las mujeres a través de los medios tradicionales y de las nuevas tecnologías”, aseveró.

La Ley establece que la violencia digital es toda acción dolosa realizada mediante el uso de tecnologías de la información y la comunicación, que exponga, distribuya, difunda, exhiba, transmita, comercialice, oferte, intercambie o comparta imágenes, audios o videos reales o simulados de contenido íntimo sexual de una persona sin su consentimiento y que le cause daño psicológico y emocional en cualquier ámbito de su vida.

En tanto, la violencia mediática es todo acto a través de cualquier medio de comunicación que, de manera directa o indirecta, promueva estereotipos sexistas, haga apología de la violencia contra las mujeres, produzca o permita la producción y difusión de discurso de odio sexista, discriminación de género o desigualdad entre mujeres y hombres, que cause daño de tipo psicológico, sexual, físico, económico, patrimonialeee o feminicida.

La diputada del PT comentó que la reforma servirá de defensa para quienes resulten afectadas por el mal uso de las tecnologías o de los medios de comunicación.

Explicó que en los últimos 40 años se han logrado muchos avances, pero insuficientes, porque las mujeres son presas fáciles de difamaciones, calumnias o mentiras que terminan por arruinar no sólo reputaciones, sino familias completas.

“Quiero decir a las nuevoleonesas que vamos a vigilar que la Ley se cumpla y evitar que se cometan agresiones mediante las tecnologías de la información y de la comunicación, sobre todo las digitales”, agregó Anylú Bendición.

Reconoció, por último, la responsabilidad social de los propietarios de las cadenas de radio y televisión, así como de las empresas digitales para establecer acciones y directrices que eviten la violencia digital y mediática y, sobre todo, que potencien el papel de la mujer en la sociedad para alcanzar una vida libre de violencia.

Share.

Leave A Reply